Pueblos pintorescos y bastidas

El País de Bergerac dispone de múltiples cualidades para figurar entre los destinos turísticos más atractivos.

Issigeac
Issigeac

De Saint-Michel-de-Montaigne a Monpazier y de Queyssac a Eymet, el País de Bergerac, en el suroeste del Périgord, cultiva estos numerosos encantos en los surcos de una apasionante y sabrosa historia.
El País de Bergerac, rico en diversidad, mantiene esta sabia alquimia que une pasado, presente y futuro. El Dordoña, el "Río Esperanza", vía fluvial antaño consagrada a los intercambios económicos, ha abandonado gustosamente su misión de integración territorial en favor del aeropuerto de Bergerac Dordogne Périgord, los raíles y la carretera. Hoy en día, únicamente se dedica a la felicidad de los visitantes de todos los países que vienen a su encuentro.
Mil años de historia han conferido a la ciudad de Bergerac la seguridad y el orgullo de una "capital", conservando a su vez una autenticidad indiscutible.

En efecto, Cyrano nunca ha asomado en ella su narizota. Sin embargo, le ha ofrecido, a través de la pluma de Edmond Rostand, su elocuencia y su esplendor, alabando "la verde suavidad de las tardes en el Dordoña". Los vinos de Bergerac, a su vez, han contribuido en gran medida, y siguen contribuyendo, a su reputación.
El viñedo de Bergerac se divide entre las dos orillas del Dordoña. Un entorno idílico en el que la naturaleza se expresa plenamente y en el que reinan la vida plácida y la cordialidad: un país de ensueño para unos viticultores inspirados...
Son 900 para cultivar 12 000 hectáreas de viñas y dar origen a nueve apelaciones que ofrecen cinco colores de vino: tinto, rosado, blanco seco, dulce y licoroso. Esta diversidad representa toda la generosidad gascona. Un mundo de vinos por descubrir sin demora.
Las bastidas revelan sus secretos: Eymet, Monpazier, Beaumontois-en-Périgord, Lalinde, Molières, Villefranche de Lonchat, etc. Los nombres hablan y los muros también. Hayan sido fundadas a principios de la Guerra de los Cien Años por el rey de Francia o por el de Inglaterra, las bastidas destilan una atmósfera muy particular.
Cuando llega el buen tiempo, cada una de estas plazas fuertes de la historia se abre a un arte de vivir totalmente atemporal: mercados gastronómicos alegrados por productos locales y animaciones, espectáculos callejeros. Aquí, la arquitectura medieval es mucho más que un decorado.

Beaumontois en Périgord
+
Beaumontois en Périgord
Bergerac
+
Bergerac
Biron
+
Biron
/descubrir/pueblos-pintorescos-y-bastidas/eymet
+
Le Buisson de Cadouin
+
Cadouin
+
Cause de Clérans
Couze et Saint Front
+
Couze et Saint Front
Eymet
+
Eymet
Issigeac
+
Issigeac
La Force
+
La Force
Lalinde
+
Lalinde
Lanquais
+
Lanquais
Le Fleix
+
Le Fleix
Mauzac et Grand Castang
+
Mauzac et Grand Castang
Monbazillac
+
Monbazillac
Molières
+
Molières
Monestier y Thénac
+
Monestier y Thénac
Monpazier
+
Monpazier
Montferrand du Périgord
+
Montferrand du Périgord
Port Saint Foy
+
Port Saint Foy
Queyssac
+
Queyssac
Saint Avit Sénieur
+
Saint Avit Sénieur
Saint Michel de Montaigne
+
Saint Michel de Montaigne
Trémolat
+
Trémolat
Urval
+
Urval
Villefranche de Lonchat
+
Villefranche de Lonchat