Urval

Muchas cosas pueden llamar su atención al visitar Urval, pueblo precioso colocado en un vallecito afluente de la Dordona : la belleza y la sencillez de la iglesia románica fortificada, la calidad de la arquitectura de las casas de estilo perigurdino...

No se pierdan sobre todo el horno señorial en Urval, que de señorial sólo tiene el nombre puesto que este tipo de edificio es muy raro.
Testigo del mundo feudal, nos recuerda los derechos feudales que debían pagar quienes utilizaban el horno, el molino o la prensa del senor.
Si este impuesto senorial ha desaparecido, este horno sigue funcionando, una vez al ano, en la fiesta del pueblo en el mes de agosto.

Urval les invita también a que descubran el patrimonio rural practicando senderismo, por el bosque de la Bessède o por los vinedos de la Dordona.

Iglesia de Urval

Origen :
Esta bonita iglesia románica fortificada se compone de un coro cuadrado que fecha del siglo XI, de una nave del siglo XII y de un campanario construido posteriormente.

Por ver :
Encima del coro y de la nave se encuentran habitaciones defensivas que antano servían de refugio a los habitantes del pueblo en caso de invasión.
Para reforzar el aspecto defensivo del edificio, una muralla alta se construyó sobre el ábside.